domingo, 13 de enero de 2019

Seguridad al descongelar alimentos




¿Qué ocurre al descongelar alimentos?

Si descongelamos al aire, aunque sea invierno, la pieza de carne o pescado no se descongela homogéneamente, es decir, se va descongelando de fuera hacia dentro. De esta forma, lo primero que ocurre es que se forma una capa de humedad en la superficie de la pieza a descongelar.   



Esa capa de agua, ¿qué implicaciones tiene?   
Aquí debemos preguntarnos, con qué velocidad se reproducen las bacterias. 
Sólo cabe decir, que en circunstancias óptimas, en las 6 primeras horas podemos haber favorecido el crecimiento de más de 130.000 bacterias. Más de cuatro horas ya suponen una zona de peligro para nuestro organismo.  

Asímismo, cabe decir que cuando se da una intoxicación alimentaria, normalmente se producen por las bacterias. Las bacterias necesitan, como cualquier ser vivo, nutrientes, agua, temperatura adecuada y tiempo.   Por tanto, es fácil deducir, que si dejamos un alimento con una capa de agua en la encimera de la cocina, estamos favoreciendo su aparición y multiplicación exponencial. La temperatura favorita de estos seres son los 37 grados celsius.    

¿Qué alimentos suponen un mayor peligro?  
- Carnes, tanto crudas como cocidas e incluso cocinadas. 
- Leche y productos derivados, como yogures, nata, cremas… 
- Marisco y pescados. 
- Frutas y verduras, cocinadas o cortadas. 
- Arroz cocido y pasta.



¿A qué temperatura debemos regular la nevera?    

Los derivados animales deben estar entre 1 y 4 grados, los vegetales a menos de 12 grados (por eso ahora los refrigeradores vienen con cajones adaptados a ellos), y el congelador a menos de 18 grados.   

Y, con toda esta información, ¿cómo debo descongelar?   

Normas básicas:  

- No volver a congelar algo descongelado salvo que lo hayamos cocinado.
- Descongelar productos separados, que no se mezcle el agua que sueltan, para evitar contaminación cruzada 
- A ser posible, para carnes y pescados, descongelar sobre rejilla.       



Tipos de descongelación preferentes y seguras          

Descongelación bajo chorro de agua fría. 
Es posible realizarlo, sin gran peligro, dado que es un método rápido de descongelación y por tanto, no da tiempo a que proliferen las bacterias. Pero es necesario que los alimentos a descongelar estén en una bolsa impermeable para que no absorban agua. Lo óptimo, también para evitar gastar agua, como recurso escaso que es, es introducir como digo los alimentos en bolsa estanca y meter en bol con agua, ir cambiando el agua cada media hora, más o menos. Toda vez descongelados no volver a congelar y procurar cocinar de forma inmediata. 

Descongelación en el microondas. 
Es seguro siempre que posteriormente procedamos a cocinar dichos alimentos, en caso contrario es preferible optar por la descongelación en nevera. Esto es así porque en el microondas los alimentos quedan en parte cocinados y no es muy recomendable.

Descongelación en refrigerador
Ésta, como digo, es la opción óptima. Colocar los alimentos que puedan soltar agua sobre rejilla y unos separados de otros para evitar la contaminación cruzada. En este caso, sí podemos por ejemplo, esperar uno o dos días antes de cocinar los alimentos descongelados, en función del alimento de que se trate.     

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Agradezco tus aportaciones, ¡gracias!
Al comentar, aceptas la política de privacidad según el RGPD.

Entradas populares