lunes, 24 de diciembre de 2018

Usos de la lavanda





La lavanda es una planta con unas flores enormemente aromáticas que se utilizan desde tiempos inmemoriales de diferentes formas, gracias a su contenido rico en ingredientes naturales con cualidades antiinflamatorias, relajantes, y antifúngicas. Además es un gran potenciador de otros aceites esenciales, y es de los pocos, que podremos utilizar sin diluir en otro aceite portador, dado que en muy contadas ocasiones podrá afectarnos negativamente o causarnos reacciones alérgicas.

De sus múltiples usos, me gustaría resaltar los siguientes:

-      Como relajante, incluso para niños pequeños, unas gotas de aceite de lavanda en la almohada favorecerán la conciliación del sueño y nos ayudarán a relajarnos; o bien unas gotas en el baño o en nuestra crema favorita (recordad remover después).

-      Como ambientador de armarios, esta vez cosechada y secada las flores, en bolsitas de tela ayudarán a evitar malos olores y a alejar los ácaros, gracias a que tienen geraniol.

-      Como ambientador en el baño, simplemente echa unas gotas de aceite de lavanda en el rollo del papel higiénico dejarán un ambiente fresco y agradable, ¡y nadie sabrá de dónde viene!



-      El agua de lavanda, que puede adquirirse mejor en el herbolario y si puede ser como spray, es mucho más barata que cualquier tónico de las grandes marcas de cosmética y hace una estupenda función como tónico antes de la crema hidratante, además de que potencia los ingredientes de las cremas.

-      Excelente ayuda en la rosácea o problemas cutáneos, diluida en otros aceites en formato aceite, o utilizada como agua de lavanda.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Agradezco tus aportaciones, ¡gracias!
Al comentar, aceptas la política de privacidad según el RGPD.

Entradas populares